Una estrategia judicial al servicio del gátillo facíl


La fiscal María de los Angeles Attarian Mena solicitó homicidio "doloso".

Un efectivo de la Policía Federal, que disparó en la nuca a un joven delincuente que estaba desarmado, fue hallado culpable por un delito menor por el cual recibió una pena "en suspenso" de 3 años. La fiscal María de los Angeles Attarian Mena solicitó homicidio "doloso".

Un jurado popular benefició al policía que asesinò por la espalda a un delincuente. En un Juicio por Jurados, un efectivo de la Policía Federal, fue  beneficiado en un polémico fallo.

El proceso, se llevó a cabo el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de Quilmes  y quedó probado que Carlos Alberto Giulidoro asesinó de un disparo en la nuca a Pedro Ezequiel Centurión, hecho que ocurrió el 22 de diciembre de 2014 en las calles 5 y 143 de Berazategui.

Centurión y una persona más que no pudo ser identificada, ambos a bordo de una moto, intentaron robarle la mochila a un adolescente que caminaba a metros de la casa de Giulidoro. El compañero se bajó del rodado y encaró al transeúnte, pero luego de un forcejeo no logró su objetivo.

Cuando esta persona registrò que el policía federal Carrlos Giulidoro salía de su casa portando un arma se diò a la fuga liberando al adolescente, se subió a la parte de atrás de la moto conducida por Centurión y entre los dos emprendieron la retirada. El policía habilidoso para el tiro, disparò en la nuca de Centuriòn que manejaba la moto. Murió al instante. Su cómplice, en tanto, logró escapar y nunca fue identificado.

Ante el juez Pablo Eduardo Pereyra, el letrado defensor expuso que Giulidoro, antes de apretar el gatillo, gritó "Alto, policía"; y que, tras impartir la voz de autoridad, fue atacado de un balazo, motivo por el cual repelió el fuego contra los malvivientes.Esta versión fue desmentida por  el adolescente que sufrió el intento de robo, además declaró que no fueron dos los disparos sino uno.

La astucia del abogado defensor lo llevó a apelar a uno de los flagelos que se ha agravado en el útimo año: La inseguridad.

Los 12 vecinos de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, escucharon el hábil argumento del letrado: "Ustedes están acá, representando a una sociedad que no duerme tranquila cuando sus hijos salen a la noche, que sufren un flagelo como son los motochorros, que sufre entraderas. Ustedes representan a la sociedad, que dice que la Policía no hace nada. Y ustedes le van a dar un mensaje a los policías".

Apelando al  argumento de dejar mensajes a futuro, el abogado logrò que los 12 reducieran, en apenas dos horas de deliberaciones, la pena del profesional de las armas que disparó a la espalda de Centurión y que obtuvo una pena "en suspenso".