Año nuevo, Casa nueva


Se entregaron 148 viviendas en el Barrio San Jorge, son parte de un total de más de 800 viviendas que se están construyendo. Hasta este viernes se seguirán entregando a familias varelenses, hasta completar esta primera etapa.

El barrio no cuenta con asfalto pero las viviendas están en su mayoría terminadas, hay faltantes de tapas tanques de agua, cableado, luces, cajas de luz y pintura. Pero las unidades entregadas este martes salvo algún problema menor están completas, cuentan con todas las aberturas, cerámicos, juego de baño con todas las piezas y mesada de mármol en la cocina.

Por la tarde cuando la temperatura alcanzaba los 35 grados el interior era fresco, como así también la sombra del patio exterior que con la ausencia de edificaciones o propiedades horizontales alrededor dejaba que una pequeña briza refrescara a los ocupantes. De lo grifos a las tres de la tarde, cuando más castigaba el sol, el agua salía fresca.

Para Emilio Pérsico el referente del Movimiento Evita destacó que la construcción y la finalización de la obra estuvieron a cargo de distintos movimientos sociales, muchos de ellos que han sido estigmatizados como los descartables de la sociedad. También tienen a cargo el arreglo de la Planta de Efluentes Cloacales. Durante su discurso destaco el trabajo de los privados de libertad que están en la penitenciaria que realizaron los canastos y las parrillas.

Para la directora de Obras del Instituto de la Vivienda bonaerense Patricia Belloni, todavía quedan obras similares en Las Margaritas y el Bº San Luis. En Varela hay un deficít de 20000 viviendas. Unas de las preocupaciones que se plantearon en el acto de entrega de viviendas fue el tema de la ocupación, ya que muchas veces y por distintos motivos no atribuibles a los adjudicatarios es que no ocupan las viviendas. Hay distintas razones, muchos de los que recibieron la llave de ingreso se habían anotado hace diez años, con un contexto familiar particular, una situación social distinta y hoy la situación es otra.

El diputado Julio Pereyra habló de que estas viviendas estuvieron paradas por la debacle económica, apuntó a los años 2008/2010. Alentó a los vecinos a que denuncien la usurpación,  porque no hay favoritismos, que además denuncien a los que no lo merecen. Una línea ocupó su relación entre gobierno nacional, provincial y municipal cuando alentó que “más allá de las banderías políticas continuar las obras en calma, en paz, sin grietas”.